Cultura de prevención: América Latina llegaría al 67% de casos de cáncer al 2030 debido a deficiencias en salud

¿POR QUÉ LA CULTURA DE PREVENCIÓN EN CÁNCER EN EL PERÚ TIENE MUCHA DESATENCIÓN? 

La importancia de tener una cultura de prevención activa en nuestra sociedad parece ser indiferente. A consecuencia de esto, se han desatado hechos como desastres naturales y enfermedades que han cobrado la vida de muchos ciudadanos.

Si bien entendemos por “cultura de prevención” como la adopción de nuevas conductas teniendo una actitud responsable por la vida de uno mismo o por la de la otra persona, es importante resaltar que ésta será ejemplo para las futuras generaciones y ayudará a reducir el número de muertes en situaciones difíciles de enfrentar. Ante ello, la pregunta que nos hacemos en el Instituto Onkos es ¿cuál es la situación de la cultura preventiva en el cáncer en el país?

En el Perú, a falta de una adecuada cultura de prevención, muchas terribles enfermedades están cobrando víctimas mortales cada año. Una de estos cuadros descritos se manifiestan con las consecuencias del cáncer, enfermedad que se origina a partir de la formación de células malignas generadas por el cuerpo a causa de factores genéticos, nutricionales, malos estilos de vida, etc.

Actualmente, el cáncer ha llegado a ser uno de los principales causantes de muertes en el Perú. Hace algunos años,  un estudio realizado en el 2013 por el INEN arrojó que por cada 100 000 habitantes, se diagnosticaban 150 nuevos casos sobre neoplasias. Esto quiere decir que por cada 20 habitantes, 3 eran diagnosticados con cáncer.

Actualmente, la cifra se ha incrementado y ha llegado a ocupar el segundo lugar entre las causas de las enfermedades con más alto índice de mortalidad en todo el país.

Este problema de salud pública, a nivel mundial, se torna cada vez más alarmante, por lo que algunos países ya han empezado a tomar las medidas necesarias para disminuir la tasa de mortalidad.

Por ejemplo, en España, según un artículo del portal Universia España, se diagnostican unos 26 000 casos de cáncer de mama al año, por lo que la cultura de prevención se practica constantemente y la rapidez en los resultados son de vital importancia. Esta se practica a través, de una buena alimentación, motivando a hacer deporte y hacerse los chequeos respectivos como práctica activa y normada del estado español.

Lamentablemente en América Latina no se está dando la debida importancia a la cultura de prevención contra el cáncer, por lo que esta enfermedad, cada vez, va cobrando más víctimas en países que son considerados subdesarrollados y que tienen picos altos de desigualdad económica y social.

La OPS (Organización Panamericana de la Salud) indicó que el número de muertes por problemas oncológicos en América Latina aumentará de 1.3 millones en 2012 a 2.1 millones en 2030. Esta espera es un incremento del 67% en Latinoamérica, la cual llega a ser una cifra alarmante.  

En el Perú, a través de un plan nacional llamado “Plan Esperanza”, el Ministerio de Salud (MINSA)  indicó que las cifras para América Latina demuestran que la cultura preventiva a nivel regional es deplorable.

Además, en el 2016, el hospital Rebagliati informó que alrededor de 1 625 pacientes adultos, incluyendo entre 300 niños y niñas, son atendidos mensualmente en su centro, lo que confirma que el cáncer es un problema de salud pública en nuestra sociedad.

El cáncer, al ser una enfermedad tan frecuente en nuestra época, puede ser controlado a través de una buena alimentación, chequeos constantes y otros factores que pueden variar mínimamente de acuerdo a una cita preventiva de salud. Así mismo, estar informado sobre las diversas maneras de prevención podrá detectar a tiempo y hasta podría evitar esta mortal enfermedad. La ventaja de estar prevenido ayudará a un diagnóstico precoz y, por ende, un tratamiento inmediato.

Alrededor del 50% de los incidentes sobre el cáncer que son detectados a tiempo llegan a ser curables. Lamentablemente, muchas personas  ignoran lo importante que es la prevención y hacen caso omiso a distintas advertencias que su cuerpo podría dar ante algún principio de neoplasia, por lo que terminan acudiendo al médico en estadíos avanzados reduciendo la posibilidad de recuperación.

Es momento de tomar conciencia y empezar a adoptar las medidas respectivas contra esta enfermedad, teniendo una cultura de prevención adecuada. Por ejemplo, una alimentación saludable, evitar el estrés, hacer ejercicios y asistir a controles médicos periódicamente, reducirá los riesgos a sufrir algún tipo de neoplasia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *