Terapia Antiangiogénica Intratumoral

La técnica consiste en administrar un fármaco llamado BEVACIZUMAB, directamente a una lesión o grupo de estas, las cuales son identificadas previamente mediante algún tipo de examen radiológico (Ecografías, Tomografías o Resonancia Magnética), la técnica es relativamente sencilla pues se utiliza una aguja muy delgada para llegar a la lesión y mediante un ecógrafo o tomógrafo se ubica exactamente esta, una vez introducida la aguja se inyecta el fármaco en el tumor a tratar. 

Esta terapia es extremandamente segura y permite controlar lesiones que por otros métodos no podrían ser tratados.

Oscilando la tasa de respuesta entre un 30% - 60%, la cual es bastante alta para los estándares actuales respecto a otros tratamientos. 
Una de las bondades de esta terapia es el control efectivo del dolor oncológico, el cual puede llegar a un 70% - 80% haciendo que el paciente disminuya o suspenda terapias para el dolor evitando efectos adversos indeseables por el consumo de fármacos como los opiáceos (náuseas, vómitos, estreñimiento, alucinaciones, etc.)